Planes de viajes

Viajar es algo que no puedo dejar de hacer. A veces estoy en un lugar maravilloso y ya tengo ganas de conocer otro. O estoy comprando un billete de avión y tengo ganas de comprar el próximo… ¡y no puedo evitarlo!

Soy ansiosa (como escribió hace poco Sele de El Rincón de Sele ) y a veces no puedo disfrutar de los lugares como pienso que podía haberlo hecho una vez estoy de regreso.

Aquí quiero dejar el listado de lugares que quiero vivir y sentir de cerca, que son mis metas a futuro, un futuro de Mundo Alegranza, para poder compartir con todos vosotros…

Y tú, ¿me recomiendas alguno que no esté?

Te invito a que me dejes tu comentario al final del listado y tu motivo o recomendaciones.

Sueños por cumplir:

Tokio: hace semanas que encuentro artículos, reportajes, viajeros hablando del país… y vi el plano de las líneas de metro y quedé enamorada: quiero estar ahí, perderme, no entender nada, salir a la calle y volver a perderme en el mundo nipón. ¿Has visto la red de transporte? A mi me dan ganas de ir ya mismo.

Mapa del metro de Tokio, Japón

Mapa del metro de Tokio, Japón

Nueva York: una ciudad que intento visitar desde hace 5 años consecutivos y siempre ocurre alguna cosita que me impide concretar el viaje. Sueño con pasar unas navidades en esta enorme ciudad, claro que yo vivo en una ciudad demasiado grande ¿aguantaré tanta gente, tanto ruido, tanta agitación? Yo solo quiero comprobarlo en vivo. Muchas veces pensé en ponerme la excusa perfecta: estudiar inglés en EEUU, pero ¿para qué mentirnos? Quizás 2018 sea el año.

Vistas de Central Park, una de las panorámicas con más ganas de conocer in-situ, Nueva York. (foto de la web guías-viajar.com del articulo de José Luis Sarralde el 27 de junio, 2016)

Vistas de Central Park, una de las panorámicas con más ganas de conocer in-situ, Nueva York. (foto de la web guías-viajar.com del articulo de José Luis Sarralde el 27 de junio, 2016)

Koh Mak: pequeña isla que me quedó pendiente en 2015 cuando visité Koh Kood y Koh Chang, islas menos conocidas de Tailandia pero que las recomiendo 100%.

Isla de Koh Mak desde la lancha (hizo una parada para buscar a más viajeros) que me llevaba de Koh Kood a Koh Chang, Tailandia.

Isla de Koh Mak desde la lancha (hizo una parada para buscar a más viajeros) que me llevaba de Koh Kood a Koh Chang, Tailandia.

Finisterre: el cabo más representativo del norte de España. En 2003 estuve a 30km pero nos enganchó una tormenta de lluvia y granizo que nos impidió continuar. Quedó la espinita de estar tan cerca y no llegar. ¿Qué mejor excusa para volver a la zona, conocer y comer los mejores mariscos del país? ¿Vamos? Posiblemente verano español de 2018.

Cabo de Finisterre, La Coruña, España (foto de la revista Traveller.es. Enlace: http://www.traveler.es/viajes/rankings/galerias/los-faros-mas-bonitos-de-espana/912/image/47060)

Cabo de Finisterre, La Coruña, España (foto: CORBIS desde la revista Traveller.es. Enlace: http://www.traveler.es/viajes/rankings/galerias/los-faros-mas-bonitos-de-espana/912/image/47060)

Cádiz en carnavales: la disfruto en la distancia, desde una pantalla pero si tuviera que elegir me encantaría conocerla con su fiesta grande: los carnavales desde Cádiz y poder entrar al Teatro Falla y ver sus chirigotas en plena acción.

Primer Premio Chirigota 2015:  ”Los SúperPop” del autor J.A Vera Luque.

Ushuaia: porque estar en el fin del mundo y ver los acantilados hacia el centro de la tierra debe ser espectacular…. ¿O no? 🙂 Además me parece que hay un faro, muy típico en las postales del fin del mundo, muy parecido a nuestro logo (pero que no está inspirado en él, sino en el de la Isla de Alegranza). Aunque estando en el mismo país no tengo excusa (aunque lo económico seria un factor importante), pero nada es imposible.

Cataratas de Iguazú: una de las maravillas del mundo que cada vez que veo una foto o alguien me habla de ellas siento un cosquilleo…será cuestión de ponerlo en el calendario. Y le puse fecha, un viaje inolvidable en los primeros días de diciembre de 2016. Muy pronto la crónica en detalle de todo lo que puedes hacer y disfrutar en un lugar mágico.

Berlin: como representación de un país muy interesante, que me atrapa cada vez que escucho a hablar a alguien en alemán ¡Qué delicia por favor! El atractivo que me lleva a tenerle ganas: su historia, su cultura, su sociedad marcada por la Segunda Guerra Mundial, un episodio histórico que me fascina conocer, del que cuanto más se menos entiendo la barbarie.

Nueva Zelanda: un país, dos islas y mi 3 pasiones: la montaña, los deportes al aire libre y un idioma diferente. Quiero maravillarme con las playas de la isla norte y los glaciares de la isla sur; viajar en auto-caravana o hacer un trekking por esas maravillosas cumbres. Además conocer a los kiwis debe ser muy divertido…a las aves me refiero.

Lagos de Rotorua, Nueva Zelanda (foto cedida por Mauricio Oliveto, que él si estuvo)

Lagos de Rotorua, Nueva Zelanda (foto cedida por Mauricio Oliveto, que él si estuvo)

Hawaii: porque necesito sentir el amor al mar como lo ven los surfers, eso no se qué que tienen las islitas del Pacífico y que además cuenta con un pasado histórico y de pertenencia muy interesante. ¡Ah! y tienen verde…que me encanta.

Vivir en Londres: un reto vital para mi ya que es mi ciudad en el mundo, donde cada vez que voy me siento parte del cuadro, de los movimientos naturales, de la seguridad de saber por donde seguir el camino… Éste es, sin duda, mi mayor reto de todos los de esta lista; implica conocerme, cuestionarme, vivir conectada únicamente a la ciudad y sus habitantes…¡y sólo de pensarlo asusta pero me emociona!

Vistas del London Eye y el Aquarium de Londres sobre el río Támesis, Londres, UK.

Vistas del London Eye y el Aquarium de Londres sobre el río Támesis, Londres, UK.

Alaska: quiero ver osos, osos marrones, osos negros, osos grandes, oseznos, huellas de osos entre sus impresionantes montañas, sus auroras boreales, sus frondosos bosques verdes oscuros donde no entra La Luz y crece la vida bajo ellos. ¿Hará frío verdad?

Transiberiano: el viaje más alucinante que puede hacer cualquiera junto con el de cruzar un océano en barco. Este tren te lleva de un continente a otro, a veces me imagino sentada en un vagón mirando por la venta como nieva fuera mientras aprendo palabras sueltas en ruso. Seguro que llegará el día para hacerlo completo.

Anuncios