De palillos y mazas: Calanda.

¡Caramba! pues si que hacen ruidos estos del bajo Aragón.

Pues claro, no sólo los valencianos hacemos ruidos con las Fallas de Valencia. Ha llegado la semana más religiosa del año para católicos y creyentes en la fe cristiana. La Semana Santa es una muestra de grandes tradiciones que se conservan en muchos países y que es motivo de celebración.

Representaciones teatrales de las últimas horas de Cristo, ofrendas, Via Crucis, plegarias, procesiones en honor a Jesús en Nazareno… pero si hay algo que me dejó sin palabras fue el sonido que acompaña a está tradición.

Audio de Jordi Rius. Toque oficial cuadrilla de la ruta Iglesia de Samper de Calanda

Y es que la Semana Santa trae consigo unos sonidos peculiares y muy característicos. Cornetas, trompetas, tambores. Agudos, estridentes, hasta la molestia auditiva. Pero son reconocibles. Y un pueblo donde saben de ruido es Calanda. Ubicado al este de la provincia de Teruel, Calanda se encuentra más próxima al límite de Castellón y Tarragona que a su propia capital.

Ubicación de la localidad de Calanda en el mapa de España (Google maps, 2016)

Ubicación de la localidad de Calanda en el mapa de España (Google maps, 2016)

Ubicación de la localidad de Calanda en el mapa de España (Google maps, 2016)

Ubicación de la localidad de Calanda en el mapa de España (Google maps, 2016)

En un entorno mágico, Calanda te da la bienvenida con una magnífico cortado rocoso que se abre para mostrar su embalse, o pantano como lo llaman los calandinos. Rodeado por las cuencas de los ríos Guadalope y Guadalopillo, el pantano de Calanda tiene un pequeña presa generadora de energía, que da la bienvenida a la entrada sur a un pueblo lleno de historia y cultura.

Pantano de Calanda, previo a la presa.

Pantano de Calanda, previo a la presa.

Conocidos son sus famosos melocotones: grandes, dulces, con un brillo especial. Campos y campos rodean el pueblo, donde la huerta es un aspecto importante para su economía. Pero además Calanda tiene un padrino de honor; uno de los grandes directores de cine que ha dado España y que era calandino: el maestro don Luis Buñuel. En sus películas se pueden apreciar el amor que sentía por su tierra y, cómo no, de sus fiestas y tradiciones. Impulsó en ellas, casi sin ser consciente, la Semana Santa donde dio a conocer procesiones, actos religiosos y sobre todo los tambores y bombos más tradicionales de su pueblo natal.

Campos de melocotón en flor en esta época del año, Calanda (Teruel)

Campos de melocotón en flor en esta época del año, Calanda (Teruel)

Aquí es donde me detengo para hablar de la tamborrada multitudinaria donde se Rompe la Hora.

¿Qué es eso de Romper la Hora? ¿destrozan los relojes? ¡Nada qué ver! o quizás sí.

Declarada de Interés Turístico Internacional, la Ruta del Tambor y el Bombo del bajo Aragón es una de las tradiciones más emblemáticas de la Semana Santa española. Compuesta por 9 pueblos (Albalate, Alcañiz, Alcorisa, Andorra, Calanda, Híjar, La Puebla, Samper, Urrea), cada uno de ellos defiende su color y su toque, personal pero intensos en ritmo y fuerza. Calanda viste de morado: túnica y tercerol. Y cómo aquel que dijo ”Allá donde fueres, haz lo que vieres” ahí que me lancé. Una valenciana tocando el tambor. Muchos años pasé mi Semana Santa en este pueblo y ¡cómo iba a ser menos!. Así que me enfundé en una tradición morada, y la valenciana se convirtió en una calandina más por un tiempo.

Aran, yo, la fundadora de Mundo Alegranza, esperando la hora para romperla, Calanda (Teruel).

Aran, yo, la fundadora de Mundo Alegranza, esperando la hora para romperla, Calanda (Teruel).

Los calandinos se meten en la plaza de España a mediodía del Viernes Santo para replicar sus palillos al unísono. Una metáfora al dolor del pueblo por la muerte de Jesús.  Un poco antes al mediodía llega el silencio a la plaza, se pronuncia el pregón y, con el primer mazazo al gran bombo que se coloca en el centro y que cada año tiene el privilegio de tocarlo una persona distinguida de la cultura, comienza el Romper de la Hora.

Plaza España y gran bombo calandino, esperando Romper la Hora.

Plaza España y gran bombo calandino, esperando Romper la Hora.

Miles de personas tocando sus tambores y bombos llenan la plaza y sus alrededores. Una tamborrada única. El sonido ensordecedor inunda las calles. Imposible caminar. Imposible moverse. La tarde y noche del Viernes Santo se comparte con las procesiones. Familias enteras participan en ellas y tambores y bombos siguen siendo protagonistas. El paso de los penitentes, cofradías, hermandades, imágenes que salen un año más para celebrar una tradición religiosa con miles de feligreses.

Peana Nazareno con la cofradía Jesús Nazareno, Calanda. (foto: A. Sánchez)

Peana Nazareno con la cofradía Jesús Nazareno, Calanda. (foto: A. Sánchez)

Llega la media noche y el sonido no para. Horas y horas tocando el tambor. Es una locura. No se duerme, se sale de casa a tocar el tambor porque saben que son 24h ininturrumpidas de percusión.. y diversión! Porque además de lo cultural y lo histórico de estas fiestas, la gente disfruta al máximo. Los calandinos porque lo llevan dentro, están emocionados por salir a tocar el tambor, disfrutar de sus fiestas. Y los visitantes porque llegan con ganas de reír, sentir, emocionarse y notar que la piel se les eriza al escuchar vibrar de cerca los tambores es algo que no se olvida.

Infantes en la procesión nocturna, Calanda (Teruel).

Infantes en la procesión nocturna, Calanda (Teruel).

Y como toda fiesta, ésta también tiene un final. Concretamente el Sábado Santo a las 14h. Un cuarto de hora antes y todos reunidos en la Plaza nuevamente, tocan a la par la Marcha Palillera donde los redobles suenan con más fuerza y velocidad que nunca. Son las 14h. El ruido para secamente. Un leve murmuro queda en el ambiente, algunos aplausos y voces que añoran un año más con sus ”Hasta el próximo año”.

Cesa el sonido de los tambores, de los bombos. Se terminan los redobles y se pone fin a una fiesta tan especial que al silenciarse sólo puede hacerte emocionar.

[Ahora te recomiendo que escuches el audio del inicio del artículo, para comprender la esencia sonora de los pueblos que componen la Ruta del Tambor y el Bombo en la región del Bajo Aragón. Llevan su tradición en la sangre.]

Audio de Jordi Rius. Toque oficial cuadrilla de la ruta Iglesia de Samper de Calanda

Anuncios