Vuelo de Aerolineas Argentinas, vuelos nacionales.

Si me pides sinceridad: expatriados a la fuerza

Me gusta entrar en Twitter por las mañanas y leer los titulares de las noticias Algunos me llama la atención, otros son olvidados inmediatamente…y luego hay otros a los que entro y leo la noticia completa. Hoy ha pasado eso, he leído la noticia de una nueva web. Una ONG que ayuda a expatriados a buscar trabajo en el momento de querer regresar. ¿¿¡¡Cómo!!??? Eso debe ser para mí seguro. Y esto es lo que ha salido después de contestar a dos sencillas frases que proponían los chicos de ”Volvemos”.

Cuéntanos  historia (si quieres)

Después de terminar mi máster en ingeniería hidráulica y medio ambiente me encontré con una pared enorme: lo que siempre había soñado no iba a poder materializarse en mi país. Trabajar de ingeniera habiéndome especializado en hidráulica no era una opción real de trabajo en ese momento. La oferta laboral era inexistente para los que salíamos de la universidad y ni hablar de poder seguir haciendo un doctorado; las becas habían sido suprimidas y conseguir una en el extranjero era un reto al alcance de muy pocos. Presenté mi tesis en septiembre y en noviembre ya estaba de camino a Argentina, de la que muy poco sabía. Y lo cierto es que fue un choque importante. Cierto es que el idioma ayuda, pero hay costumbres, gestos, sabiduría popular que hacen sentirte fuera de lugar. Los argentinos nos quieren, sienten devoción por los españoles Tengo ciertas teorías por lo que no se si ese amor viene dado porque 2 de cada 1 son descendientes de inmigrantes (es decir !todos!), por el hecho de tener dobladas al ”español nuestro” las películas para adultos lo que provoca un revuelo inmediato, o bien por el movimiento tan fuerte de argentinos que tuvieron que casi ”huir” de su país cuando sufrieron la crisis del 2000. Una mezcla de todo puede llevar a que se sientan parte de la familia española, una comunidad que en Buenos Aires especialmente está formada por agrupaciones, asociaciones, centros culturales… y luego estamos los nuevos expatriados.

Los primeros meses fueron duros, lo suficiente para echar la vista atrás y ver que podía haber hecho las cosas de otra manera. Eso ayuda a crecer y a conocerse a una misma. Llevaba 7 meses sin poder estabilizarme, encontrar un trabajo que me permitiera alquilar algo en el que vivir. Hasta entonces vivía de familiares de conocidos de un vecino del amigo de alguien que alguna vez había hablado conmigo en la parada del bus. Sí, sí….mis contactos en la ciudad eran cero. Pero no dejé de buscar, de intentar, de entrevistarme con todo el mundo… gracias a eso conseguí dar unas clases de inglés en una localidad que me costaba llegar casi 2h y en las que impartía inglés a niños de primaria. Era agotador, no llegaba a fin de mes, bueno ni a la primera quincena, y debía mantener los ahorros que tenía el mayor tiempo posible. Además cuando volvía por la noche me encontraba con estaciones de tren que no eran muy amigables…y a veces me preguntaba ”¿pero qué estoy haciendo yo aquí?”

Y sin embargo llegó la oportunidad, un puesto de trabajo real. De ingeniera. De mi especialidad. Con contrato. Y lo que más me llenó de satisfacción: iba a ser parte del Ministerio del Interior y Transporte. Era algo que no podía creer. Me preguntaron si tenía algún impedimento político en trabajar para el estado. Jaja. Pensé ”por dios que tonterías, necesito un trabajo” Y llegó el momento de darme de alta en hacienda, seguridad social, obtener un DNI como cualquier hijo de vecino, averiguar horarios del subte, la mejor forma de llegar, qué ponerme para la oficina….y todo salió bien. Fueron semanas de caos, de montañas rusas emocionales, de no entender a nadie o de amarlos a todos… !pero salió! Argentina me dio una oportunidad que mi país en ese momento era incapaz. Ahora, con años en perspectiva, miro al comienzo de esta aventura y analizo todo lo que ha pasado, lo que he cambiado, lo que he sido capaz de superar sola… Es grandioso para un ser humano poder verse en el futuro con un crecimiento personal gracias al pasado que superó con éxito, aprendiendo de cada piedra en el camino y sin perder el norte de lo que iba a conseguir.

Ahora es momento de reflexionar, parar, mirar a ambos lados, sentir que hace falta en la vida de uno para seguir creciendo y seguir siendo feliz. Cuando pasas tantos años fuera de tu país empiezas a notar las diferencias entre donde vives y donde te gustaría vivir. Quieres volver a empezar, sobre todo si descubres que no es tu país definitivo, ya sientes que has dado todo lo que necesitabas en ese momento de tu vida y ahora quieres seguir avanzando, volver a empezar para seguir aprendiendo de una misma. Y en ese momento estoy. Aprendiendo de mí.

Cuéntanos qué te gustaría hacer en España (si quieres)

Me gustaría ser parte de un equipo de trabajo que piense, que tenga la mente abierta, con nuevas ideas, con perspectiva de futuro, que valore a las personas por encima de todo, que exista la flexibilidad para crear y poder implementar otras modalidades de trabajo en ”oficina” más productivas y qué hacen sentir al profesional una pieza importante del grupo.

Quiero volver a mi país, al país que me formó, que me hizo como personas, como ciudadana, al que quiero aportar avance con mis conocimientos y mi experiencia en el extranjero. Poder conseguir un trabajo en relación con medio ambiente o al transporte.

Pero también me gustaría encontrar un lugar donde ayudar a otros como yo o quizás en el estado en el que me encontraba yo hace unos años, donde terminé mis estudios y no sabía qué hacer, para donde podía ir, qué opciones tenía… Pensamos que lo mejor es Alemania, con su indispensable alemán, o Inglaterra, donde acabamos trabajando como esclavos. Quiero poder ayudar en primera persona, asesorar, escuchar, ver como son capaces de tomar valor y salir de sus casas, haciéndose valer, luchando por lo que sueñan. No es malo querer salir, aprender de otros, crecer como persona…el problema es que no nos han enseñado a gestionar nuestras emociones, nuestras sensaciones hacia lo desconocido, nuestros presentimientos de que algo va a salir bien en nuestras vidas…

Así que mi vuelta a España es algo que tengo previsto hacer en breve, quizás varios meses porque, siendo realistas, no estoy en una edad en la que me pueda ir a la aventura. Siento la responsabilidad de poder seguir siendo independiente, incluso volviendo a mis orígenes. Dejaría casa, trabajo y estabilidad en un país que me dio todo cuando lo necesitaba para volver a España y empezar la nueva etapa de mi vida de la que, seguro, volver a aprender de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .