Papa es el que tiene la culpa

Mi familia siempre ha sido muy activa, nos gustaba ir al cine los fines de semana, salir en bici con mi padre los domingos, de camping en vacaciones largas de Semana Santa y Verano, los puentes largos siempre organizamos algún viaje… Todo eso era posible gracias a mis padres, que, aunque no fuera nuestro mejor económico, se las apañaban para sacarnos con la tienda de campaña a la sierra de Albarracín y obligarnos a disfrutar de los mejores veranos de mi vida. Aquello te hacía olvidar todo, era un nuevo mundo. Cuando llegaba final de julio la emoción era inevitable y mi hermana y yo preparábamos los juguetes que queríamos llevar. Días enteros encima de la bici, sorteando obstáculos, raíces de enormes pinos que salían de la tierra y podían hacerte perder el equilibrio, como le paso a mi primo Isaac, que un año se partió la clavícula…que susto nos llevamos! y en mitad de la sierra!! pero eran otros tiempos y si nos pasaba algo nos escayolaban y seguíamos jugando. Había que aprovechar el verano ”a tope”.

De aquellos veranos quedaron las fotos y las anécdotas: cuando mi primo Isaac al caerse de la bici se rompió la clavícula, cuando mi abuela Estefanía no podía caminar hasta las duchas y mi padre y mis tíos le ”construyeron” una ducha móvil con puertas (bolsas de basura negras), depósito de agua y manguera para la salida del agua…., cuando mi hermana Cristina ”desapareció” del camping haciéndonos pensar que la habían secuestrado o se había caído al río, y la muy sinvergüenza se había metido en la tienda de campaña de unos chicos recién casados a enseñarles a jugar al Truc (a mis padres casi les da un infarto) la enana tendría 3-4 años!!! todo el camping se movilizó para buscarla ais…., de los playbacks que organizábamos con mis primas, de forma autónoma y con la molestia diaria de mis primos, incordiando para hacernos rabiar a ”las chicas” sólo porque ellos eran ”los chicos”…. Esas y otras miles están ahí, en las reuniones familiares, en los cumpleaños, las navidades… ya son parte de nosotros y gracias a esos veranos en familia somos lo que somos ahora.

Pero si hay algo o alguien a quién tengo que agradecer lo que soy ahora es a mi padre. Él y sólo él (mamá estate tranquila que no tienes culpa de nada….o al menos no de todo) es el responsable directo de que yo sea un culo inquieto. Sólo quiero recorrer el mundo, viajar a otros países, vivir temporadas indefinidas de 3 días o 3 años en lugares que nunca antes me había parado a pensar que existían. Mi madre, ay mi pobre madre lo que tiene que aguantar. Ella sabe desde que yo era pequeña, que no iba a ser una hija ”normal”. Sabía que iba a luchar por mis cosas y hacer lo que realmente quisiera. La pobre, cuántos disgustos le he dado por hacer cosas innovadoras y no seguir lo que se suponía que debía hacer. Yo se que está orgullosa, pero una madre siempre quiere a sus hijos cerca, y más si eres la mayor. Aún así no nos desvíemos, mi padre es el causante de todo. Trabaja muchísimo para poder pagar los gastos y para poder llegar al mes de agosto y marcharnos de vacaciones, fuera de la ciudad. No recuerdo ningún verano sin hacer un viaje. No salíamos de España, bueno alguna vez a Andorra, pero los viajes que planeaba mi padre eran lo mejor. Toda la familia esperaba que mi padre dijera ”¿este año qué?” y se ponían manos a la obra. Salíamos en caravana con el resto de tíos, tías, primos y primas, incluso nos hicimos una red de emisoras con apodos de animales ibéricos. Era genial, porque durante los trayectos hablábamos con los otros coches, hacían chistes, nos avisábamos para hacer paradas en la próxima gasolinera…. Lo que hoy sería ”whatsapp”. Nosotros éramos ”Buitre leonado” y quizás en mi subconsciente quedó esa idea que unida a ese afán por viajar mucho y bien, hicieron que yo ahora sea una ingeniera forestal amante de la naturaleza y los viajes improvisados por el mundo.

Mi padre se fue hace muchos años, pero estoy convencida de que estaría orgulloso que aún conserve aquella bici granate que me regaló a los 8 años y de verme en Buenos Aires viviendo una temporada mientras pienso ya en el próximo destino. Por verme feliz cumpliendo mi sueño y por supuesto….para venir a visitarme!!

Y es que posiblemente lo que más feliz me hace en este mundo es colocarme una mochila a la espalda, la cámara en la diestra y recorrer lo que alguien o algo hizo hace millones de años. Y es que siempre me pregunto: ¿por qué perder el tiempo haciendo algo monótono, en el mismo lugar, rodeado siempre de la misma gente…pudiendo salir a descubrir aquello que no se conoce? recuerda que estés dónde estés siempre te va a rodear algo desconocido… camina en esa dirección y encontrarás siempre lo que buscas.

Hasta entonces….feliz camino!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .