La egocéntrica voz del metro

Hay cosas que no me gustan, ni aquí ni en mi país ni en ningún lugar del mundo. Porque el agrado o no de distintas formas de ser, de caracteres o de costumbres puede variar según tu estado de ánimo, del país en el que te encuentres o de los que te rodean. O simplemente no permitir ciertas actitudes venga de quien venga.
Hace unos días ocurrió algo digno de analizar, quizás por un analista o psicólogo o quizás por la población y ciudadanos. Hora pico en pleno centro de CABA; metro de la linea D con demora debido a problemas técnicos (esta vez ha sido el incendio en la estación de Carranza que de momento desconocen las causas) son esas cosas. Que nunca entenderé de esta ciudad.
Decenas de personas golpeándose para ser los primeros en el anden pero que la estructura física del resto de pasajeros lo impiden por cuestiones obvias. No cabe ni un alfiler pero ¡ah, que dispar es la vida de.las personas! De repente una joven ingeniera se atreve a desafiar a esa ley física y con un educadísimo “perdóndisculpemepermite” logra avanzar hasta los molinetes donde un simpático trabajar informa a cada uno de los usuarios que el servicio se encuentra interrumpido momentáneamente y que pasemos por la puerta (esto implica no pagar el boleto) La joven que ve la posibilidad de entrar al anden por la puerta donde la acumulación de gente no es tan masiva se dirige a la fila y con su “perdondisculpemepermite” todavía dulce y amable que acompaña con ”gracias” avanza lugares que le permiten ver si una vez dentro del andén existe la posibilidad de moverse hacia uno de los laterales.

Avanza esquivando bolsos, cuerpos, abrigos…y cuando se para, se pone de puntillas y cabecea de un lado para el otro para divisar algún hueco que le permita continuar, una desagradable voz la golpea la nuca: ”¿qué hacés? ¿querés quedarte ahí parada, delante mío? vos qué te pensás, que sos la única que viaja nena. Todos tenemos apuro y queremos pasar”. Al no dar crédito de lo que escuchaba, la joven procede a girarse y mirar de frente a su interlocutor y por supuesto contestarle: ”Estoy intentando pasar y avanzar hacia la derecha” A lo que la puntillosa voz le replica: ”no hay lugar y no te quedés parada delante mio”. Las últimas palabras habían sido en un tono más elevado que los anteriores, a lo que el resto de usuarios se giran para identificar qué estaba pasando. La joven ingeniera usó su buena educación, su inteligencia y su acento extranjero para dejar las cosas claras: ”Disculpe señora, primero no me hable con ese tono de saber todo y de creerse superior a los demás. No tengo ninguna intención de colarme ni  hacerme la lista, sólo estoy intentado ver si hay lugar a la derecha del andén ¿por qué no me sigue? así lo comprobamos juntas… (2 segundos de silencio en el que la señora procesaba todo lo que le decía; sus ojos hervían odio pero la mirada era una mezcla de perdón y encanto por escuchar hablar un acento extranjero con tanta claridad. Sus labios no se separaron para emitir ningún vocablo…) Sígame y lo comprobamos ya que muchas veces la gente se para delante de la puerta y los laterales quedan vacíos…¿no cree que es más inteligente que quedarse ahí parada, impidiendo que la gente avance?”

Mantuvo la mirada desafiante a la voz estridente que acababa de quedarse muda. Claro, conciso, directo…el mensaje había llegado y también al del resto de usuarios. La joven feliz por su argumento y su educada contestación se retiró dejando un hueco físico en la fila en la que se encontraba. El público que las rodeaba quedó sin habla, sólo se miraban a los ojos sin saber que decir, qué opinar.

Nadie ocupó el vacío de la fila, nadie habló de lo ocurrido…y eso en Buenos Aires es difícil de conseguir.

2 comentarios en “La egocéntrica voz del metro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .