Detalles de la ciudad

Gracias al destino, la suerte, el servidor de mi trabajo o vete tu a saber qué, estoy en el proceso de poder conseguir una visa de trabajo para unos de los países que más me han cautivado en los últimos meses: Nueva Zelanda.

Las cosas de la vida me trajo a Buenos Aires, capital de un extenso y gran país como es Argentina, caótica, desordenada en su orden, mal cuidada, egocéntrica con su gente y posiblemente caprichosa de sus defectos. Caí aqui, hace año y medio, y me cautivó. Por una cosa u otra sólo podía estar aqui, no me daban ganas de cambiar de lugar; me gustan sus parques, su gente, el tiempo aunque muchos digan que es un horror. Llena de actividades culturales e implicada en temas sociales y políticos, Buenos Aires tiene el carácter de una capital independiente que muchas veces no ve más allá de La Pampa.

Solicité mi visa, actualicé la web y sin problemas pude rellenar el formulario, pagar y esperar el deseado mail. Si no podía ser este año no me iba a suponer un gran dolor, lo intentaría el próximo, pero fue! Estaba contenta pero no tan emocionada como si lo hubiera planeado todo en detalle. Ahora, si conseguía trabajo bien pero no me iba a suponer otro dolor. Sin embargo algo ocurrió la mañana que me dirigía a hacerme los estudios médicos que te exigen en migraciones.

Después de haber llamado a la clínica, preparado mis papeles, sacado las fotos 4×4 para el formulario, me acerqué hacia el centro donde tenía que hacerme los estudios. Segura y convencida de no tardar mucho abrí la puerta, entré y entregué mi documentación a la secretaria. Sinceramente no esperaba su mirada gélida mientras pronunciaba lo que jamás había imaginado que podía pasar: ”te falta la fotocopia del pasaporte”. Y juro que al llamar por teléfono, ese día y los anteriores, ninguna de las personas que me atendió me habló nunca de fotocopia del documento, en fin…

Me dirigí hacia una fotocopiadora que había sobre la cuadra, ”a la vueltita” como dicen aquí. No había camindo ni 20m desde la puerta del centro médico cuando vi girar un colectivo lleno de gente. El motor sonó como una carreta antigua y de su rejilla salió un humo negro-amarillento. La calle oscureció y de mi vista desaparecieron los transeúntes que, como yo, caminaban por la acera. El humo más contaminante del mundo estaba allí, rodeando mis vías respiratorias y haciendome toser como nunca; es horrible como el sentimiento de amor por algo cambia de forma tan radical…

Mi cabeza dió vueltas y me habló: ”¿cómo puede ser que te guste vivir en un lugar así, existiendo otros en los que el aire es puro y limpio?” En ese segundo en el que escuché y me puse a recapacitar lo que había ocurrido, pasó por mi una imagen de Nueva Zelanda que días atrás había visto en una web de viajeros por el mundo. No podía ser que mi desinterés por conseguir la visa de trabajo, mi no-pasión por viajar allí me hubieran hecho abrir los ojos justo en el momento exacto cuando aquella bestia de la automoción expulso lo peor de ella en la atmósfera en la que me movía. Fue la señal que necesitaba para darme cuenta, de verdad, y ser consciente de que no me encontraba en el lugar que deseaba estar. Necesito respirar aire de verdad, siempre he querido vivir rodeada de naturaleza pensando que no podría estar en una gran ciudad.

Lo he hecho, he sobrevivido bastante bien a la gran urbe que es la capital porteña. Pero tambien se que la calidad de vida que busco no está aqui y que gracias al colectivo antiguo que me abrió los ojos (y me cerró los pulmones) hoy puedo afirmar que empiezo a contruir un nuevo plan para un nuevo proyecto. Quien sabe, puede que utilice la visa mucho antes de lo que imaginaba.

Hagamos planes, vivamos el camino y consigamos los deseos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .